La historia

Guerrero y Amazonas

Guerrero y Amazonas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


5 reinas amazónicas que sacudieron el mundo antiguo

Cuando piensas en Amazonas, probablemente te vienen a la mente las imágenes de mujeres guerreras a caballo, con los arcos estirados. ¿Pero conoces a alguno de ellos por su nombre? Quizás uno o dos, como Hipólita, cuyo cinturón fue robado y asesinado por el macho Heracles, o Antíope, amante de Teseo y madre de su infortunado hijo virgen, Hipólito.

Pero no fueron las únicas mujeres poderosas que gobernaron las estepas. Estas son algunas de las Amazonas más integrales cuyos nombres debes conocer.


Fondo

Amazonas en el mito:
Historia & # 8217s primera mención de una raza de mujeres guerreras se encuentra en Homero & # 8217s ILIAD, un relato de la Guerra de Troya, probablemente escrito en el siglo VIII o VII aC. Homero & # 8217s Amazonas, una raza de mujeres feroces que se aparearon con vencidos enemigos masculinos y mantenían solo a las niñas que tenían, se creía que ocupaban el área alrededor del Mar Negro. Las mujeres amazonas también aparecen en los mitos griegos. Uno de los trabajos de Hércules, por ejemplo, requirió que adquiriera el cinturón de la reina Amazona, Hipólita. Las amazonas de la mitología griega probablemente no tenían ninguna conexión con las mujeres de las estepas, dice la arqueóloga Jeannine Davis-Kimball. & # 8220Creo que la idea de & # 8216Amazon & # 8217 fue creada por los griegos para sus propios fines & # 8221, dice.

Esta pintura en un jarrón griego representa a una mujer guerrera amazona a caballo en batalla.

Una especie de historia:
Las obras del historiador griego Herodoto, escritas alrededor del siglo V a.C., describen a un grupo de guerreras que perdieron ante los griegos en la batalla de Termodón. Herodotus & # 039 Amazons fueron hechos prisioneros y puestos en barcos, pero abrumaron y mataron a la tripulación griega. Incapaces de navegar por sí mismas, las mujeres se dirigieron a las orillas del Mar Negro, al territorio de los escitas, una cultura nómada de ascendencia iraní. Las mujeres, dice Herodoto, se casaron con los hombres escitas y convencieron a sus nuevos maridos para que se mudaran hacia el noreste a través de las llanuras cubiertas de hierba, las altas montañas y los desiertos abrasadores de las estepas rusas, donde el grupo finalmente evolucionó hacia la cultura sauromatiana.

Amazonas en Eurasia:
La primera evidencia directa de mujeres guerreras de alto estatus en las estepas del sur de Rusia proviene de excavaciones de cementerios de la cultura sauromatiana que datan del siglo VI al IV a.C. A juzgar por su ajuar funerario, los sauromatianos eran nómadas, expertos en cría de animales y hábiles en la guerra.

Se encontraron adornos dorados como esta cuenta en abundancia en una excavación reciente de la tumba de una mujer guerrera amazona.


Contenido

Origen del nombre Editar

El origen de la palabra es incierto. [17] Puede derivarse de un etnónimo iraní. * ha-mazan- 'guerreros', una palabra atestiguada indirectamente a través de una derivación, un verbo denominal en la glosa de Hesiquio de Alejandría "ἁμαζακάραν · πολεμεῖν. Πέρσαι" ("hamazakaran: 'hacer la guerra' en persa "), donde aparece junto con la raíz indo-iraní * kar- 'hacer'. [17]

Alternativamente, puede ser una palabra griega descendiente de * ṇ-mṇ-gw-jon-es 'sin hombre, sin maridos' (alfa privativo combinado con una derivación de *hombre- afín con Proto-Balto-Slavic * mangjá-, encontrado en checo muž), una explicación considerada "improbable" por Hjalmar Frisk. Una explicación adicional propone iraní *ama-janah 'matanza de virilidad' como fuente. [18]

Entre los antiguos griegos, el término Amazonas recibió una etimología popular como originaria de (ἀμαζός 'sin pecho'), conectada con una tradición etiológica que una vez afirmó Marcus Justino, quien alegó que a las amazonas se les cortaba o quemaba el pecho derecho. [19] No hay indicios de tal práctica en las obras de arte antiguas, [20] en las que las Amazonas siempre están representadas con ambos pechos, aunque uno está cubierto con frecuencia. [21] Según Philostratus Amazon, los bebés simplemente no se alimentaban con el pecho derecho. [22] La autora Adrienne Mayor sugiere que la etimología falsa condujo al mito. [20] [23]

Términos alternativos Editar

Herodoto usó los términos Androktones (Ἀνδροκτόνες) 'asesinos / asesinos de hombres' y Androleteirai (Ἀνδρολέτειραι) 'destructores de hombres, asesinas'. Las amazonas se llaman Antianeirai (Ἀντιάνειραι) 'equivalente a hombres' y Esquilo usado Styganor (Στυγάνωρ) 'los que aborrecen a todos los hombres'. [15]

En su trabajo Prometeo atado y en Los suplicantes, Esquilo llamó a las Amazonas ". Τὰς ἀνάνδρους κρεοβόρους τ᾽ Ἀμαζόνας" 'las Amazonas solteras devoradoras de carne'. En la tragedia de Hippolytus, Fedra llama a Hippolytus, "el hijo de la amazona amante de los caballos" (. Τῆς φιλίππου παῖς Ἀμαζόνος βοᾷ Ἱππόλυτος.). En su Dionysiaca, Nonnus llama a las Amazonas de Dionysus Androphonus (Ἀνδροφόνους) 'hombres matando'. [24] [25] Herodoto declaró que en el idioma escita, las Amazonas se llamaban Oiorpata, que explicó como siendo de oior 'hombre y pata 'para matar'.

Los antiguos griegos nunca tuvieron ninguna duda de que las Amazonas eran, o habían sido, reales. No son las únicas personas encantadas por mujeres belicosas de culturas nómadas, sino que estos emocionantes relatos también provienen del antiguo Egipto, Persia, India y China. Los héroes griegos de la antigüedad tuvieron encuentros con las reinas de su sociedad marcial y lucharon contra ellas. Sin embargo, su hogar original no se conocía exactamente, se pensaba que estaba en las tierras oscuras más allá del mundo civilizado. Las Amazonas existían fuera del rango de la experiencia humana normal.. [26] Como resultado, durante siglos los estudiosos creyeron que las Amazonas eran puramente imaginarias, aunque hubo varias propuestas para un núcleo histórico de las Amazonas en la historiografía griega. Algunos autores prefieren las comparaciones con las culturas de Asia Menor o incluso la Creta minoica. Los candidatos históricos más obvios son Lycia y Scythia & amp Sarmatia de acuerdo con el relato de Herodoto. En sus Historias (siglo V a.C.), Herodoto afirma que el Sauromatae (predecesores de los sármatas), quienes gobernaron las tierras entre el Mar Caspio y el Mar Negro, surgieron de una unión de escitas y amazonas. [27]

Herodoto también observó costumbres bastante inusuales entre los licios del suroeste de Asia Menor. Los licios obviamente seguían las reglas matrilineales de descendencia, virtud y estatus. Se nombraron a sí mismos a lo largo de su línea familiar materna y el estatus de un niño fue determinado por la reputación de la madre. Esta notablemente alta estima por las mujeres y las regulaciones legales basadas en líneas maternas, aún vigentes en el siglo V a.C. en las regiones de Licia a las que había viajado Heródoto, le dio la idea de que estas personas eran descendientes de las míticas Amazonas. [28]

La historiografía moderna ya no se basa exclusivamente en material textual y artístico, sino también en la vasta evidencia arqueológica de más de mil tumbas nómadas de territorios esteparios desde el Mar Negro hasta Mongolia. Los espectaculares descubrimientos de esqueletos femeninos con cicatrices de batalla enterrados con sus armas (arcos y flechas, carcaj y lanzas) demuestran que las mujeres guerreras no eran meras invenciones de la imaginación, sino el producto del estilo de vida centrado en los caballos escitas / sármatas. Estas mujeres resultaron ser capaces de luchar, cazar, montar y utilizar un arco y flechas al igual que los hombres. [29] [30]

Según el mito, Otrera, la primera reina amazona, es el fruto de un romance entre Ares, el dios de la guerra, y la ninfa Harmonia del bosque de Akmonia, y como tal, un semidiós. [31] [32] [33]

Los primeros registros se refieren a dos eventos en los que aparecieron Amazonas antes de la Guerra de Troya (antes de 1250 a. C.). En el contexto épico, Belerofonte, héroe griego y abuelo de los hermanos y veteranos de la Guerra de Troya. Glaukos y Sarpedon, enfrentó a las Amazonas durante su estadía en Licia, cuando el Rey Iobates envió a Belerofonte a luchar contra las Amazonas, con la esperanza de que lo mataran, pero Belerofonte los mató a todos. El joven rey Príamo de Troya luchó del lado de los frigios, que fueron atacados por amazonas en el río Sangarios. [34]

Amazonas en la guerra de Troya Editar

Hay personajes de Amazon en el poema épico de Homero sobre la guerra de Troya, el Ilíada, uno de los textos supervivientes más antiguos de Europa (alrededor del siglo VIII a. C.). La epopeya ahora perdida Aethiopis (probablemente por Arctino de Mileto) (siglo VI a.C.) que, como el Ilíada y varias otras epopeyas, es una de las obras que en combinación forman el ciclo épico de la guerra de Troya. En una de las pocas referencias al texto, una fuerza amazónica bajo la reina Pentesilea, que era de nacimiento tracio, llegó a unirse a las filas de los troyanos después de la muerte de Héctor e inicialmente presionó seriamente a los griegos. Solo después del mayor esfuerzo y la ayuda del héroe Aquiles revitalizado, los griegos finalmente triunfaron. Pentesilea murió luchando contra el poderoso Aquiles en combate singular. [35] El propio Homero consideró que los mitos del Amazonas eran de conocimiento común en toda Grecia, lo que sugiere que ya se conocían desde hace algún tiempo antes que él. También estaba convencido de que las Amazonas no vivían en sus márgenes, sino en algún lugar de Licia o sus alrededores en Asia Menor, un lugar dentro del mundo griego. [ cita necesaria ]

Troya se menciona en el Ilíada como el lugar de la muerte de Myrine. [36] [37] Más tarde identificada como una reina amazona, según Diodoro (siglo I a. C.), las Amazonas bajo su gobierno invadieron los territorios de los Atlánticos, derrotaron al ejército de la ciudad Atlántica de Cerne y arrasaron la ciudad hasta el suelo. [38] [21]

En Scythia Editar

El poeta Bacchylides (siglo VI a.C.) y el historiador Herodoto (siglo V a.C.) ubicaron la patria amazónica en Ponto en la costa sur del Mar Negro, y la capital Themiscyra a orillas del Thermodon (actual río Terme), junto a la moderna ciudad de Terme. Herodoto también explica cómo sucedió que algunas amazonas eventualmente vivirían en Scythia. Una fuerza griega, que después de haber derrotado a las Amazonas en la batalla en el río Thermodon, navegó a casa. La flota incluía tres barcos, que estaban atestados de prisioneros amazónicos. Una vez en el mar, los prisioneros amazónicos abrumaron y mataron a las pequeñas tripulaciones de los barcos prisioneros y, a pesar de no tener ni siquiera las habilidades básicas de navegación, lograron escapar y embarcarse con seguridad en la costa escita. Tan pronto como las Amazonas hubieron atrapado suficientes caballos, fácilmente se afirmaron en la estepa entre el Mar Caspio y el Mar Negro y, según Herodoto, eventualmente se asimilarían a los escitas, cuyos descendientes eran los Sauromatae, los predecesores de los sármatas. . [39] [2]

Patria amazónica Editar

Estrabón (siglo I aC) visita y confirma la patria original de las Amazonas en las llanuras junto al río Thermodon. Sin embargo, desaparecido hace mucho tiempo y no visto de nuevo durante su vida, las Amazonas supuestamente se habían retirado a las montañas. Strabo, sin embargo, agregó que otros autores, entre ellos Metrodorus de Scepsis e Hypsicrates, afirman que después de abandonar Themiscyra, las Amazonas habían optado por reasentarse más allá de las fronteras de los Gargareanos, una tribu exclusivamente masculina nativa de las estribaciones del norte de las montañas Ceraunian. Las amazonas y los gargareños se habían reunido durante muchas generaciones en secreto una vez al año durante dos meses en primavera, para tener hijos. Estos encuentros se llevarían a cabo de acuerdo con las antiguas costumbres tribales y las ofertas colectivas de sacrificios. Todas las hembras fueron retenidas por las propias amazonas y los machos fueron devueltos a los gargareños. [40] El poeta Magnes del siglo V a. C. canta sobre la valentía de los lidios en una batalla de caballería contra las amazonas. [41] [42] [43]

Mito de Hércules Editar

Hippolyte, una reina amazona, murió de la mano de Hércules, quien se había dirigido a ella para obtener el cinturón mágico de la reina en una tarea que debía cumplir como uno de los Trabajos de Hércules. Aunque ninguno de los bandos tenía la intención de recurrir a un combate letal, un malentendido llevó a la pelea. En el transcurso de esto, Heracles mató a la reina y a varias otras amazonas. Asombradas por el héroe fuerte, las Amazonas finalmente le entregaron el cinturón a Heracles. En otra versión, Heracles no mata a la reina, sino que cambia a su hermana secuestrada Melanippe por el cinturón. [44] [17] [45] [43]

El mito de Teseo Editar

La reina Hipólita es secuestrada por Teseo, quien la lleva a Atenas, la convierte en su esposa y ella le da a luz un hijo: Hipólito. En otras versiones, la amazona secuestrada se llama Antiope, la hermana de Hippolyte. En venganza, las amazonas invadieron Grecia, saquearon algunas ciudades a lo largo de la costa de Ática y sitiaron y ocuparon Atenas. Hipólito, que luchó del lado de Atenas y según otro relato con las Amazonas, murió durante la batalla final junto con todas las Amazonas. [45] [46]

Amazonas y Dionisio Editar

Según Plutarco, el dios Dioniso y sus compañeros lucharon contra las amazonas en Éfeso. Las Amazonas huyeron a Samos y Dionisio las persiguió y mató a un gran número de ellas en un sitio desde entonces llamado Panaema (campo empapado de sangre). [47] El autor cristiano Eusebio escribe que durante el reinado de Oxyntes, uno de los reyes míticos de Atenas, las Amazonas incendiaron el templo de Éfeso. [48]

En otro mito, Dioniso se une a las Amazonas para luchar contra Cronos y los Titanes. Poliaenus escribe que después de que Dioniso ha sometido a los indios, se alía con ellos y las Amazonas y los pone a su servicio, quienes lo sirven en su campaña contra los bactrianos. Nonnus en su Dionysiaca informes sobre las Amazonas de Dioniso, pero afirma que no provienen de Thermodon. [24] [49]

Amazonas y Alejandro Magno Editar

Las amazonas también son mencionadas por los biógrafos de Alejandro Magno, quienes informan de que la reina Thalestris le dio un hijo (una historia en el Alejandro Romance). [50] Sin embargo, otros biógrafos de Alejandro cuestionan la afirmación, incluido el muy respetado Plutarco. Notó un momento en el que el comandante naval de Alejandro, Onesicritus, leyó un pasaje del mito amazónico de su Historia de Alejandro al rey Lisímaco de Tracia, que había participado en la expedición original. El rey le sonrió y dijo: ¿Y dónde estaba yo entonces? [51]

Registros romanos y egipcios antiguos Editar

La caracterización de Virgilio de la Volsci como una doncella guerrera Camila en el Eneida toma prestado de los mitos de las Amazonas. Philostratus, en Heroica, escribe que las mujeres misias lucharon a caballo junto a los hombres, al igual que las amazonas. El líder era Hiera, esposa de Telephus. También se dice que las Amazonas emprendieron una expedición contra la isla de Leuke, en la desembocadura del Danubio, donde Thetis depositó las cenizas de Aquiles. El fantasma del héroe muerto aterrorizó tanto a los caballos, que se lanzaron y pisotearon a los invasores, que se vieron obligados a retirarse. [21] Virgilio toca a las Amazonas y su reina Pentesilea en su épica Eneida (alrededor del año 20 a. C.).

El biógrafo Suetonio tenía la observación de Julio César en su De vita Caesarum que las amazonas una vez gobernó una gran parte de Asia. Appian proporciona una vívida descripción de Themiscyra y sus fortificaciones en su relato de Lucius Lucinius Lucullus Asedio de Themiscyra en el 71 a. C. durante la Tercera Guerra Mitrídatica. [52] [53] [44]

Un mito del Amazonas se ha conservado en parte en dos versiones muy fragmentadas sobre personajes históricos en el Egipto del siglo VII a. C. El principe egipcio Peteconis y las tropas asirias aliadas emprendieron una campaña conjunta en el Tierra de mujeres, al Oriente Medio en la frontera con la India. Peteconis Inicialmente luchó contra las Amazonas, pero pronto se enamoró de su reina. Sarpot y finalmente se alió con ella contra un ejército indio invasor. Se dice que esta historia se originó en Egipto independientemente de las influencias griegas. [54] [55]

Reinas del Amazonas Editar

Las fuentes proporcionan nombres de Amazonas individuales, a las que se hace referencia como reinas de su pueblo, incluso como jefes de dinastía. Sin un compañero masculino, se las retrata al mando de sus guerreras. Entre las reinas amazónicas más destacadas se encontraban:

Otrera, era hija de la ninfa Harmonia y dios de la guerra, Ares. Ella era la madre de Hipólita, Antíope, Melanipa y Pentesilea. Ella es la mítica fundadora del Templo de Artemisa en Éfeso.

Hipólita, hija de Utrera y Ares, parte de los mitos de Teseo y Heracles, Antiope es su hermana allí. Alcippe, la única amazona conocida que ha hecho un juramento de castidad, pertenece a su séquito.

Penthesilea, mata a su hermana Hippolyte en un accidente de caza, acude en ayuda de los troyanos en apuros con sus guerreros, es derrotada por Aquiles, que se enamora de la mujer moribunda.

Myrina, líder de una expedición militar en Libia, derrota a los atlantes, forma una alianza con el gobernante de Egipto y conquista numerosas ciudades e islas.

Thalestris, la última reina amazona conocida. Conoce, según cuenta la leyenda, al conquistador griego Alejandro Magno en el 330 a. C. Su hogar es la región de Thermodon, o de forma variable, las Puertas de Alejandro, al sur del Mar Caspio.

Quintus Smyrnaeus Editar

Quintus Smyrnaeus, autor de la Posthomerica enumera a los guerreros asistentes de Penthesilea: "Clonie estaba allí, Polemusa, Derinoe, Evandre y Antandre, y Bremusa, Hippothoe, Harmothoe de ojos oscuros, Alcibie, Derimacheia, Antibrote y Thermodosa glorificando con la lanza . " [56]

Diodorus Siculus Modificar

Diodorus Siculus enumera doce amazonas que desafiaron y murieron luchando contra Heracles durante su búsqueda del cinturón de Hipólita: Aella, Philippis, Prothoe, Eriboea, Celaeno, Eurybia, Phoebe, Deianeira, Asteria, Marpe, Tecmessa, Alcippe. Después de la muerte de Alcippe, siguió un ataque grupal. Diodoro también menciona a Melanippe, a quien Heracles liberó después de aceptar su faja y Antiope como rescate. [57]

Diodoro enumera otro grupo con Myrina como la reina que comandó a las Amazonas en una expedición militar en Libia, así como a su hermana Mitilene, por quien nombró la ciudad del mismo nombre. Myrina también nombró tres ciudades más en honor a las Amazonas que tenían los comandos más importantes bajo ella, Cyme, Pitane y Priene.

Justin y Paulus Orosius Editar

Tanto Justin en su Epítome de Trogus Pompeius y Paulus Orosius da cuenta de las Amazonas, citando los mismos nombres. Las reinas Marpesia y Lampedo compartieron el poder durante una incursión en Europa y Asia, donde fueron asesinadas. Orithyia, la hija de Marpesia, los sucedió y fue muy admirada por su habilidad en la guerra. Compartía el poder con su hermana Antiope, pero estaba involucrada en una guerra en el extranjero cuando Heracles atacó. Dos de las hermanas de Antiope fueron hechas prisioneras, Menalippe por Heracles e Hippolyta por Teseo. Heracles más tarde devolvió a Menalippe a su hermana después de recibir las armas de la reina a cambio, aunque, en otros relatos, Telamón la mató. También mencionan el papel de Penthesilea en la Guerra de Troya. [58] [59] [60]

Hyginus Editar

Quizás la más importante es la reina Otrera, consorte de Ares y madre por él de Hipólita y Pentesilea. [62] También es conocida por construir un templo a Artemisa en Éfeso. [63]

Valerius Flaccus Editar

Otro conjunto diferente de nombres se encuentra en Valerius Flaccus ' Argonáutica. Menciona a Euryale, Harpe, Lyce, Menippe y Thoe. De estos Lyce también aparece en un fragmento, conservado en el Antología latina donde se dice que mató al héroe Clonus de Moesia, hijo de Doryclus, con su jabalina. [64]

Estebanus de Bizancio (siglo VII d.C.) proporciona numerosas listas alternativas de las Amazonas, incluidas las que murieron en combate contra Hércules, describiéndolas como las el más prominente de su gente. Tanto Stephanus como Eustathius conectan a estas amazonas con el nombre del lugar Thibais, que afirman haber derivado del Amazonas De Thiba nombre. [65] Varias de las Amazonas de Stephanus sirvieron como epónimos de ciudades en Asia Menor, como Cima y Esmirna o Amastris, quien se creía que prestaba su nombre a la ciudad anteriormente conocida como Kromna, aunque de hecho lleva el nombre del histórico Amastris. La ciudad Anaea en Caria recibió su nombre de un Amazonas. [66] [67]

En su trabajo Getica (sobre el origen y la historia de los godos, c. 551 d. C.) Jordanes afirma que los antepasados ​​de los godos, descendientes de Magog, vivieron originalmente en Scythia, en el mar de Azov entre los ríos Dnieper y Don. Cuando los godos estaban en el extranjero haciendo campaña contra el faraón Vesosis, sus mujeres, por sí solas, lograron defenderse de una incursión de una tribu vecina. Envalentonadas, las mujeres establecieron su propio ejército al mando de Marpesia, cruzaron el Don e invadieron Asia hacia el este. La hermana de Marpesia, Lampedo, permaneció en Europa para proteger la patria. Procrearon con hombres una vez al año. Estas mujeres conquistaron Armenia, Siria y toda Asia Menor, llegando incluso a Jonia y Aeolis, ocupando este vasto territorio durante 100 años.

En el Versión Grottaferrata de Digenes Akritas, la epopeya medieval del siglo XII de Basil, el caballero greco-sirio de la frontera bizantina, el héroe combate y mata a la guerrera Máximo, descendiente de unas amazonas y arrebatada por Alejandro a los brahmanes. [68] [69]

John Tzetzes enumera en Posthomerica veinte amazonas, que cayeron en Troya. Esta lista es única en su certificación para todos los nombres excepto Antianeira, Andromache e Hippothoe. Aparte de estas tres, las 17 Amazonas restantes fueron nombradas como Toxophone, Toxoanassa, Gortyessa, Iodoce, Pharetre, Andro, Ioxeia, Oistrophe, Androdaixa, Aspidocharme, Enchesimargos, Cnemis, Thorece, Chalcaor, Eurylophe, Hecate y Anchimache. [70]

Las amazonas continuaron siendo tema de debate académico durante el Renacimiento europeo, y con el inicio de la Era de la Exploración, se informaron encuentros desde tierras cada vez más lejanas. En 1542, Francisco de Orellana llegó al río Amazonas, nombrándolo en honor a icamiabas [71] una tribu de mujeres guerreras que afirmó haber encontrado y luchado en el río Nhamundá, un afluente del Amazonas. [72] Posteriormente toda la cuenca y región del Amazonas (Amazonia en portugues, Amazonía en español) fueron nombrados por el río. Las amazonas también figuran en los relatos de Cristóbal Colón y Walter Raleigh. [73] El famoso viajero medieval John Mandeville los menciona en su libro:

Junto a la tierra de Caldea está la tierra de la Amazonia, que es la tierra de Feminye. Y en ese reino está toda mujer y ningún hombre, no como algunos pueden decir, que los hombres pueden no vivir allí, sino porque las mujeres no permitirán que ningún hombre entre ellas sea su soberano. [74]

Los autores medievales y renacentistas atribuyen a las Amazonas la invención del hacha de guerra. Probablemente esto esté relacionado con la sagaris, un arma parecida a un hacha asociada con las tribus amazonas y escitas por autores griegos (ver también la tumba tracia de Aleksandrovo kurgan). Paulus Hector Mair expresa su asombro de que un "arma de hombres" así haya sido inventada por una "tribu de mujeres", pero acepta la atribución por respeto a su autoridad, Johannes Aventinus.

De Ariosto Orlando Furioso contiene un país de mujeres guerreras, gobernado por la reina Orontea, la epopeya describe un origen muy parecido al del mito griego, en el que las mujeres, abandonadas por una banda de guerreros y amantes infieles, se unieron para formar una nación de la que los hombres fueron severamente reducidos. , para evitar que recuperen el poder. Las Amazonas y la Reina Hipólita también se mencionan en Geoffrey Chaucer's cuentos de Canterbury en "El cuento del caballero".

Comenzando alrededor del 550 a.C. En los jarrones aparecieron representaciones de amazonas como luchadoras atrevidas y guerreras ecuestres. Después de la Batalla de Maratón en 490 a. C., el Batalla del Amazonas - Amazonomaquia se convirtió en motivos populares en la cerámica. En el siglo VI a. C., las obras de arte expuestas en público y en privado utilizaban la imaginería amazónica para relieves de frontones, sarcófagos, mosaicos, cerámica, joyas e incluso esculturas monumentales que adornaban edificios importantes como el Partenón de Atenas. Los motivos amazónicos siguieron siendo populares hasta el período imperial romano y en la Antigüedad tardía. [75]

Aparte del deseo artístico de expresar la feminidad apasionada de las amazonas en contraste con la masculinidad de sus enemigos, algunos historiadores modernos interpretan la popularidad de la Amazonía en el arte como indicadores de tendencias sociales, tanto positivas como negativas. Las sociedades griegas y romanas, sin embargo, utilizaron la mitología amazónica como un vehículo literario y artístico para unirse contra un enemigo común. Las características metafísicas de las amazonas fueron vistas como personificaciones tanto de la naturaleza como de la religión. Autores romanos como Virgilio, Estrabón, Plinio el Viejo, Curtio, Plutarco, Arriano y Pausanio defendieron la grandeza del estado, ya que los mitos amazónicos sirvieron para discutir la creación del origen y la identidad del pueblo romano. Sin embargo, eso cambió con el tiempo. Las amazonas en la literatura y el arte romanos tienen muchas caras, como la El aliado de Troya, la diosa guerrera, el latín nativo, el celta belicista, el orgulloso sármata, la reina guerrera hedonista y apasionada de Tracia, la ciudad asiática sometida y el digno enemigo romano.. [76] [77] [78]

En la Europa del Renacimiento, los artistas comenzaron a reevaluar y representar a las amazonas basándose en la ética cristiana. La reina Isabel de Inglaterra se asoció con cualidades guerreras amazonas (los ejemplos más antiguos de feminismo) durante su reinado y de hecho fue representada como tal. Aunque, como se explica en Divinia Viagro por Winfried Schleiner, Celeste T. Wright ha dado una descripción detallada de la mala reputación que tenían las amazonas en el Renacimiento. Señala que no ha encontrado a ningún isabelino que compare a la reina con una amazona y sugiere que podrían haber dudado en hacerlo debido a la asociación de las amazonas con el derecho al voto de las mujeres, lo que se consideraba despreciable. [79]

Peter Paul Rubens y Jan Brueghel describieron la Batalla de las Amazonas alrededor de 1598, una pintura barroca más dramática, seguido de una pintura del período rococó de Johann Georg Platzer, también titulada Batalla de las Amazonas. En el romanticismo europeo del siglo XIX, el artista alemán Anselm Feuerbach también se ocupó de las Amazonas. Sus pinturas engendró todas las aspiraciones de los románticos: su deseo de trascender los límites del ego y del mundo conocido, su interés por lo oculto en la naturaleza y en el alma, su búsqueda de una identidad nacional, y la consiguiente búsqueda de los orígenes míticos del Nación germánica finalmente, su deseo de escapar de las duras realidades del presente a través de la inmersión en un pasado idealizado. [80]

La especulación de que la idea de las Amazonas contiene un núcleo de realidad se basa en descubrimientos arqueológicos en los cementerios kurganos en las estepas del sur de Ucrania y Rusia. Las tumbas de numerosas guerreras escitas y sármatas de alto rango, que podrían haber participado en la guerra, llevaron a los estudiosos a sugerir que la leyenda amazónica se ha inspirado en el mundo real. Aproximadamente el 20% de las tumbas de guerreros en el bajo Don y el bajo Volga contenían mujeres vestidas para la batalla de manera similar a cómo se visten los hombres. Las mujeres armadas representaron hasta el 25% de los entierros militares sármatas. La arqueóloga rusa Vera Kovalevskaya afirma que cuando los hombres escitas estuvieran en el extranjero peleando o cazando, las mujeres tendrían que ser capaces de defenderse de manera competente a sí mismas, a sus animales y pastos. [81]

A principios del siglo XX, la arqueología minoica planteó una teoría sobre los orígenes del Amazonas en la civilización minoica en un ensayo de Lewis Richard Farnell y John Myres. Según Myres, la tradición interpretada a la luz de la evidencia proporcionada por supuestos cultos amazónicos parece haber sido muy similar e incluso puede haberse originado en la cultura minoica. [82]


Cómo se formaron las Amazonas Dahomey

Se desconoce el período exacto en que se formó el ejército, aunque algunos historiadores lo atribuyen al siglo XVIII, cuando el esclavista francés Jean-Pierre Thibault describió haber visto grupos de tercer rango. ahosi esposas (que no se consideraban lo suficientemente hermosas para compartir la cama de un hombre o que no habían tenido hijos), armadas con palos largos y actuando como policías.

En cualquier caso, se dice que los guerreros fueron iniciados originalmente por el tercer rey de Dahomey, el rey Houegbadja, que gobernó entre 1645 y 1685. Aunque se dice que estos guerreros amazónicos inicialmente estaban compuestos por cazadores conocidos como gbeto, más tarde formaron parte de la ahosi y esclavos de las conquistas en pueblos y tribus vecinas.

En la época del hijo del rey Houegbadja, el rey Agaja, que reinó de 1708 a 1732, las Amazonas de Dahomey se establecieron como guardaespaldas armadas con mosquetes y se utilizaron como milicias para derrotar a los reinos vecinos. Más tarde, el rey Ghezo (que gobernó entre 1818 y 1858) inició esto aún más, dando gran importancia al ejército al aumentar su presupuesto y formalizar su estructura de ceremonial a una entidad militar seria. Lo hizo reclutando soldados de cautivos extranjeros, aunque algunos eran mujeres dahomeas libres. Es importante señalar que varias de las guerreras amazonas se convirtieron en soldados voluntariamente, mientras que otras se inscribieron involuntariamente debido a que sus esposos o padres informaron sobre su comportamiento.


Ropa de guerrera amazonas: armas y vestimenta antigua de las mujeres guerreras

El armamento antiguo y la variada vestimenta guerrera de las feroces amazonas reflejan estos orígenes diversos de estas mujeres guerreras.

Figuras centrales de la mitología griega y un tema muy popular en el arte griego antiguo, las Amazonas fueron las feroces mujeres guerreras que libraron muchas batallas contra ejércitos griegos y héroes griegos, como Teseo, Aquiles, Hércules y Belerofonte. La ropa de guerrera de las amazonas, tal como se muestra en cerámica y frisos de figuras negras, refleja las percepciones cambiantes de los antiguos griegos sobre los orígenes de estas mujeres guerreras.

Armas de Amazonas

Una tribu de mujeres guerreras, las amazonas eran hábiles jinetes y a menudo se las ve a caballo durante las batallas. Al principio se los representa usando las armas comunes del hoplita, o antiguo soldado griego: espada, lanza y un escudo redondo. Más tarde, a partir del siglo VI a. C., se introducen armas no griegas en el arsenal de las Amazonas para hacer evidente su extrañeza. Es el momento en que el mito sitúa el lugar de origen de las Amazonas en Asia. Las armas incluyen:

  • Arco y flecha: una de las armas típicas de las amazonas. Se ha señalado (Blok) que en el lenguaje del código de armas, el arco denota un modo de lucha que está por debajo del griego. Así, se hizo la distinción entre "griegos" y "bárbaros". El arco y la flecha asocian a las amazonas con la diosa griega Artemisa.
  • Hacha de batalla: no es un arma griega típica, esta hacha se origina en Scythia (hoy Crimea) y también se llama sagaris.
  • Escudo: el escudo redondo del hoplita es reemplazado por la pelta, un pequeño escudo de forma elíptica o en forma de media luna.

Vestido antiguo de las amazonas

A partir de ser representadas como hoplitas griegas, las amazonas fueron mostradas cada vez más desde el siglo VI a. C. en adelante vestidas con ropa de guerrera no griega. La vestimenta antigua de las Amazonas se desarrolla de la siguiente manera:

  • Armadura de hoplita: esta ropa de guerrero consiste en un casco, escudo redondo, espada y lanza, a veces grebas o espinilleras y una coraza. En la cerámica de figuras negras, las amazonas se distinguen de los hoplitas griegos por la blancura de su piel.
  • Vestido largo o quitón griego antiguo
  • Túnica corta abrochada con faja un atuendo habitual de Penthisilea, reina de las Amazonas. En los relieves griegos antiguos que representan las batallas del Amazonas, los griegos se distinguen de las amazonas por su quitón y su peto. La túnica corta a menudo tiene mangas estampadas (vestido escita).
  • Pantalones largos y chaqueta, a menudo abrochados con faja. Este vestido antiguo era típicamente "bárbaro". Se usó con una gorra (ver más abajo en el equipo para la cabeza). Fue introducido alrededor del 515-600 a. C., posiblemente por Euprhonios.
  • Animal skins: A feature of the Amazons’ non-Greek origin is the animal skins they are wearing, especially leopard and lion skins. This costume gave the Amazons an unusual, exotic look.
  • Head gear: The helmet, part of the early Amazons warrior clothing, is later replaced by fur caps, or helmets with bull’s ears and a bull’s tail. The long trousers and jacket costume is usually worn with a tall pointed cap which is sometimes called a Phrygian cap. In some cases the cap has hanging side-pieces.

The Amazons warrior clothing often combined many features, for example the Phrygian cap is sometimes found without the long-trousers-and-jacket costume. The long trousers costume worn with the Phrygian cap is sometimes called “oriental costume”.

Amazons and Amazon battles (Amazonomachy) are depicted on the west-side metopes of the Athens Parthenon (Acropolis Museum) in Stoa Poikile (Painted Porch) of the Athens Agora on friezes of the Mausoleum of Halikarnassos (British Museum), in a marble sarcophagus panel (Vatican) and on Attic pottery.

Amazons in Myth and Reality

The question “who were the Amazons” has intrigued researchers for generations. Noble comments that in the case of the Amazons there is “a fundamental tension between myth, ethnography and barbarian realities” which was never really resolved: “The Amazon myth provided a narrative matrix to accommodate fighting barbarian women, and influenced perceptions of powerful women even when they were not called Amazons.”


The Archaeological Evidence of Warrior Women

A Scythian warrior woman with a calathos headdress, discovered in 2019, Institute of Archaeology Russian Academy of Sciences

Although Herodotus provides us with a detailed origin story for the Amazons, we must take his history with a pinch of salt. Many scholars agree that Herodotus’ accounts border on the fictitious as he often reported dubious stories heard during his travels. It was not until the discovery of archaeological evidence that any truth could be linked to the Herodotean narrative.

In the 1940s, excavations of Scythian burial mounds known as kurgans in the Caucasus region uncovered ancient human remains. The archaeologists first believed these remains belonged to men, but DNA proved that the remains of 300 skeletons were, in fact, women. These Scythian warrior women were buried with their horses, quivers, bows, axes, and spears. Furthermore, a third of Scythian women found in burial sites to date were buried with their weaponry.

Since the discovery of evidence of warrior Scythian women in the 1940’s, archaeologists have successfully located burial sites all over the Caucasus region. In 2019, a burial mound containing the remains of four Scythian women was discovered in Western Russia. The ages of the women ranged between 13 years old to the late ’40s. The remains themselves were dated to around 2,300 years old. Each of these women was buried along with their weapons, and evidence indicates that they received the same burials as men. The oldest Scythian woman’s skeleton was fully intact with her head still adorned with a ceremonial headdress or calathos.


Amazons were long considered a myth. These discoveries show warrior women were real.

For a long time, modern scholars believed that the Amazons were little more than a figment of ancient imaginations.

These were the fierce warrior women of Ancient Greek lore who supposedly sparred with Hercules, lived in lesbian matriarchies and hacked off their breasts so they could better fire their arrows. Homer immortalized them in “The Iliad.” Eons later, they played a central role in the Wonder Woman comics.

Some historians argued that they were probably a propaganda tool created to keep Athenian women in line. Another theory suggested that they may have been beardless men mistaken for women by the Greeks.

But a growing body of archaeological evidence shows that legends about the horseback-riding, bow-wielding female fighters were almost certainly rooted in reality. Myths about the Amazons’ homosexuality and self-mutilation are still dubious at best, but new research appears to confirm that there really were groups of nomadic women who trained, hunted and battled alongside their male counterparts on the Eurasian steppe.

In a landmark discovery revealed this month, archaeologists unearthed the remains of four female warriors buried with a cache of arrowheads, spears and horseback-riding equipment in a tomb in western Russia — right where Ancient Greek stories placed the Amazons.

The team from the Institute of Archaeology at the Russian Academy of Sciences identified the women as Scythian nomads who were interred at a burial site some 2,500 years ago near the present-day community of Devitsa. The women ranged in age from early teens to late 40s, according to the archaeologists. And the eldest of the women was found wearing a golden ceremonial headdress, a calathus, engraved with floral ornaments — an indication of stature.

The discovery presents some of the most detailed evidence to date that female warriors weren’t just the stuff of ancient fiction, according to Adrienne Mayor, author of “The Amazons: Lives and Legends of Warrior Women Across the Ancient World.”

“For a while, people have assumed that myths about the Amazons that the Greeks told were just fantasy,” said Mayor, who was not involved in the excavation. “Now we have proof that those women did exist and that the lives of those women warriors really did influence the Ancient Greek ideas and visions of what they said about the Amazons.”

Earlier excavations have turned up similar evidence, though not always so well preserved. In 2017, Armenian researchers discovered the remains of a woman in her 20s who they said resembled Amazon myths. They found that she died from battle injuries. Their report in the International Journal of Osteoarchaeology noted that she had an arrowhead buried in her leg and that her bone and muscle structure indicated she rode horses.

The new discovery in Russia marked the first time multiple generations of Scythian women were found buried together, according to the researchers. The youngest of the bodies may have belonged to a girl roughly 12 or 13 years old. Two others were women in their 20s, according to the researchers, and the fourth was between 45 and 50.


Did the Amazon female warriors from Greek mythology really exist?

Were the Amazons of ancient Greek mythology — fierce female warriors said to have roamed a vast area around the Black Sea known as Scythia — real? Or were they as fictitious as other Greek myths, such as Aphrodite emerging from genitals thrown into the sea or Jason stealing a golden fleece?

Modern historians assumed that the Amazons, first documented by the poet Homer in the eighth century B.C., were fantasy. But then, in the 1990s, archaeologists began identifying ancient female skeletons buried in warrior graves in the same region.

Some skeletons were found with combat injuries, such as arrowheads embedded in their bones, and were buried with weapons that matched those held by Amazons in ancient Greek artwork, according to Adrienne Mayor, a research scholar in the classics department and History of Science Program at Stanford University.

"Thanks to archaeology, we now know that Amazon myths, once thought to be fantasy, contain accurate details about steppe nomad women, who were the historical counterparts of mythic Amazons," Mayor, who is also the author of "The Amazons: Lives and Legends of Warrior Women Across the Ancient World" (Princeton University Press, 2014), told Live Science in an email.

These nomadic warriors were part of an ancient group of tribes known as Scythians, who were masters of horseback riding and archery. They lived across a vast territory on the Eurasian steppe, stretching from the Black Sea to China, from about 700 B.C. to A.D. 500, Mayor wrote in Foreign Affairs magazine en 2015.

The Scythians were a hard-core people they had a reputation for drinking excessive amounts of undiluted wine (unlike the Greeks, who mixed wine with water), imbibing fermented mare's milk and even getting high on hemp, according to El museo británico. Frozen bodies of mummified Scythians preserved in permafrost reveal they were heavily tattooed with animals, according to the museum.

Scythian societies weren't exclusively women, like in the Greek myth they simply included female members who lived like the men did. In essence, some (but not all) of the Scythian women joined men in hunting and battle.

"It is exhilarating to know that girls and women on the steppes learned to ride horses and shoot arrows just like their brothers," Mayor told Live Science. She explained that for a small group moving across the harsh steppe lands, under the constant threat of enemies, it made sense for everyone to help with defense and raids, regardless of age or sex.

Active female warriors as young as 10 and as old as 45 have been found in Scythian burial sites, according to Mayor's piece in Foreign Affairs. "So far, archaeologists have identified more than 300 remains of warrior women buried with their horses and weapons, and more are discovered every year," Mayor told Live Science.

The Scythians were not the only group to have women participate in warfare and hunting, and the Greeks were not the only people to tell stories about the Amazons and Amazon-like women.

"There were exciting stories — some imaginary and some based in reality — about Amazon-like women from ancient Rome, Egypt, North Africa, Arabia, Mesopotamia, Persia, Central Asia, India [and] China," Mayor said. "And women who went to war have existed in cultures around the world, from Vietnam to Viking lands, and in Africa and the Americas."

El nombre de Amazon river in South America is linked to one such story. According to Encyclopedia Britannica, the Spanish soldier Francisco de Orellana — credited as the first European to explore the Amazon, in 1541 — gave the river its name after reportedly being attacked by female warriors whom he compared to the mythological Amazon warriors we now know are based on the Scythians.


Tag: Amazon_warriors

This post is part of a series of image posts Ancient History et cetera will be putting together each month. Today’s post concerns ancient warriors!

Ancient warfare was vastly different from how it is conducted today the vanquished could be certain that slavery or execution awaited them. Initially, ancient armies were made up of infantry units who would engage enemy forces on the field with spears, shields, some form of body armour and a helmet. In time, armies developed to include shock troops, peltasts and include strategies like the formation known as the phalanx.

The hoplite is the Greek solider most are familiar with. His complete suit of armour was a long spear, short sword, and circular bronze shield he was further protected, if he could afford it, by a bronze helmet, bronze breastplate, greaves for the legs and finally, ankle guards.

The Aztecs engaged in warfare (yaoyotl) to acquire territory, resources, quash rebellions, and to collect sacrificial victims to honour their gods. Warfare was a fundamental part of Aztec culture and all males were expected to participate. Eagle knights were a special class of infantry soldier in the Aztec army and one of the two leading military orders in their society.

The Assyrian war machine was one of the most efficient military forces in the ancient world. The secret to its success was a professionally trained standing army, use of iron weapons, advanced engineering skills and most importantly a complete ruthlessness, which proclaimed the power of ancient Assyria across the Near East.

The Roman army was usually commanded by a consul. Roman commanders generally preferred an aggressive and full-frontal attack, and they had many strategies to break enemy lines such as the tortoise, the wedge, skirmishing formation, repel cavalry and the orb.


Ver el vídeo: GUERRERO SUPREMO CAPÍTULO 1501-1550 (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Tygozahn

    Mirando que fortaleza

  2. Ceastun

    He pensado y he quitado el mensaje.

  3. Brandin

    Ella visitó la excelente idea

  4. Royse

    Felicito, por cierto, este pensamiento ocurre



Escribe un mensaje